Ingredientes para elaborar el Crumble de brócoli y almendras

Cobertura

Almendra cruda sin piel triturada, 50 g
Harina de trigo, 150 g
Mantequilla, 100 g
Queso parmesano triturado o rallado, 80 g
Sal, 1 pizca

Relleno

Brócoli, 500 g (1 pieza)
Agua, para cocer el brócoli
Cebolla, 1
Calabacín, 1/2 pequeño
Sal
AOVE, para freír

Elaboración  el Crumble de brócoli y almendras

01: Preparar la cobertura

Añadimos todos los ingredientes de la cobertura en un bol: la harina, las almendras trituradas, el queso triturado o rallado, la mantequilla bien fría y cortada en cuadraditos y una pizca de sal. Mezclamos bien todos los ingredientes hasta que consigamos una textura terrosa. Dejamos reposar la mezcla en el frigorífico mientras continuamos preparando las verduras. De este modo, la mantequilla seguirá fría cuando entre en contacto con el calor del horno y se fundirá con el queso formando una deliciosa costra.

02: Preparar el relleno

Cortamos y lavamos los ramilletes de brócoli. Los cocemos en agua con sal durante 5 minutos. Reservamos.

Lavamos el calabacín y lo cortamos en rodajas. Ponemos un poco de aceite en una sartén y las salteamos ligeramente, añadiendo una pizca de sal.

Cortamos la cebolla en tiras finas, las salteamos en una sartén con un poco de aceite y añadimos una pizca de sal.

03: Montaje y horneados

Engrasamos con AOVE o mantequilla una fuente apta para horno. Ponemos una primera capa de calabacín salteado. Cubrimos con una capa de cebolla salteada. Seguidamente ponemos una capa de brócoli hervido. Cubrimos con la masa de cobertura.

Horneamos, con el horno precalentado, a 180ºC durante aproximadamente 25 minutos o hasta que la superficie esté durita y con un bonito color dorado. Hay que vigilarlo para que se dore sin llegar a quemarse.

04: Servir
Crumble de brocoli y almendras

Y ya tenemos listo un delicioso crumble salado con verduras. Servimos caliente.

Resultado
Este Crumble de brócoli y almendras constituye un primer plato delicioso y contundente. Acompañado de una receta de pescado al horno -aprovechando que lo hemos encendido- por ejemplo, tendremos una comida muy completa. Es una receta fácil, económica y nutritiva que admite multitud de variantes en el relleno, como por ejemplo una jugosa fritada de pimientos o unos champiñones al ajillo. Si queremos que sea plato único podemos añadir a las verduras algo de proteína, como por ejemplo pollo fileteado y salteado.